Fruto de la unión y el compromiso por la conservación del mar entre la Fundación Canaria Mapfre Guanarteme y Aquawork, empresa especializada en la filmación y el estudio marino de Canarias, nace este proyecto, que pretende dar a conocer y revalorizar el mar canario como un gran apuesta de conservación basada en su divulgación y conocimiento.






domingo, 21 de agosto de 2011

Hallan el cadaver de un calamar gigante flotando en aguas de Tenerife




En el transcurso de una campaña de filmaciones de cetáceos, financiada por la Fundación Mapfre Guanarteme, el equipo de rodaje Rafa Herrero, Teo Lucas y Montse Grillo, encuentran un calamar gigante del género Architheuthis, flotando a unas dos millas frente a Los Gigantes, en el sur de la isla de Tenerife.

El animal se hallaba en buen estado de conservación, a pesar de que le faltaba parte de los tentáculos y los ojos, conservando parte de su pigmentación original. Según el doctor Ángel Guerra, profesor de investigación del CSIC y uno de los mayores especialistas en cefalópodos del mundo, se trataba posiblemente de una hembra adulta, que podría tener unos 8 metros de longitud con sus tentáculos íntegros.



El primer hallazgo de este mítico animal de las profundidades se remonta al 30 de noviembre de 1861, también en aguas de Tenerife, que marcó el primer encuentro entre el calamar gigante y el ser humano, inspirando este caso la novela de Julio Verne “20.000 leguas de viaje submarino”.

A pesar del tiempo transcurrido hasta nuestros días, apenas se sabe de este enigmático cefalópodo, que era conocido en la antigüedad como Kraken, el monstruo marino.

Una hembra de Architheuthis puede llegar a medir dos metros y medio de manto, lo que supondría unos 18 a 20 metros de longitud total. Su ojo es el mayor del reino animal, semejante a un balón de balonmano.

    Pico del calamar

Las aguas profundas del sur de Tenerife posee unas condiciones excepcionales para el desarrollo de numerosas especies de cefalópodos de profundidad, que permite que se hayan asentado una población residente de calderones tropicales en el área. El cachalote se alimenta de calamares gigantes y varios ejemplares prácticamente enteros han sido encontrados en sus estómagos. Existen evidencias de que los calderones pueden incluir al calamar gigante entre sus presas tal y como ha puesto de manifiesto la Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario (SECAC).

            Macho de calderón tropical saliendo de una inmersión con restos de calamar.


La Fundación Mapfre Guanarteme y Aquawork Producciones se hallan trabajando en labores de filmación y estudio de esta zona, para la realización de un documental sobre la vida del calderón tropical.

Fotos de Teo Lucas